La prevención siempre empieza en casa. Los estudios demuestran que el cepillado sigue siendo el método más eficaz para eliminar la placa sub-gingival, hasta cerca de 1mm del borde de la encía. Para poder llevarlo acabo es fundamental el adiestrar a vuestra mascota y su enfoque debe ser el de un entretenimiento cualquiera, con paciencia y recompensas, empezando tempranamente, como una parte más del cuidado y alimentación del nuevo cachorro. Recomendamos comenzar con una gasa enrollada en el dedo o con un “cepillo de dedo”. Una vez acostumbrado, se podrá utilizar un cepillo dental de cerdas suaves.

Como parte de la iniciación se debe impregnar el cepillo con algo sabroso y dejar que el perro lo chupe (líquido de lata de atún o mejor una pasta dental para perros), durante unos días. Una vez que este proceso se desarrolla de forma natural y sin estrés, se pasa a frotar esta sustancia sabrosa sobre los dientes delanteros, recompensando siempre a vuestra mascota después. Progresivamente se introducirá una rutina de cepillado circular en los dientes posteriores y vertical en los incisivos.

Las cerdas del cepillo deben ser suaves, con extremos redondeados, rectas y dispuestas en múltiples grupos. El tamaño de la cabeza del cepillo viene determinado por el tamaño de la boca de vuestra mascota. Los cepillos eléctricos también pueden ser utilizados siempre que no causen excesivo estrés (especialmente en gatos que son muy sensibles a sonidos extraños). No usar pastas dentales humanas que provocarán problemas digestivos (debido al exceso de flúor), ni sal, ni bicarbonato. Al contrario que nosotros, los perros y gatos no necesitan una frecuencia de cepillado dental de más de tres veces por semana.

Existen otros muchos productos para controlar la placa. La mayoría de ellos atacan y evitan la proliferación de la placa vía masticación abrasiva, actividad antimicrobiana o ambas. Las tiras de cuero crudo son útiles para algunos perros. Los huesos y juguetes de plástico duro pueden romper los dientes y no se deben ofrecer. Y por supuesto no dejar nunca que nuestro perro juegue con piedras.

Fuente: Assis VBA