Los veterinarios diseñamos programas profilácticos que incluyen vacunas y antiparasitarios para proteger vuestras mascotas de algunas afecciones provocadas por bacterias o virus. Puesto que la enfermedad periodontal es el problema que más afecta a perros y gatos, los programas para prevenirla debemos considerarlos entre los servicios preventivos prioritarios que os debemos ofrecer.

A una edad relativamente temprana, los 3 años casi en el 80% de los perros y el 70% de los gatos, muestran síntomas de enfermedades dentales, que pueden, en un futuro y como algunos estudios relacionan, derivar en serios problemas del corazón, pulmones, hígado o riñones. Por otro lado, existe el riesgo de que un animal con mal estado bucal muerda, aunque sea como parte del juego, pudiendo producir infecciones de consecuencias graves. El cuidado dental puede alargar la vida de tu mascota. Está demostrado que al mejorar la salud periodontal se mejora además la actitud y la calidad de vida.

Los dientes ayudan a contener la lengua y la pérdida de éstos provoca la caída de la lengua fuera de su boca ocasionándoles falta de humedad y lesiones.

El problema más común es la enfermedad periodontal, una infección del tejido que recubre los dientes. Una vez en la boca, los restos de comida pueden depositarse en los distintos recovecos contribuyendo a la formación de placa y sarro cerca de las encías. Este sarro atrae la adhesión de cada vez más bacterias y saliva.  Cuando el sarro invade se corre el riesgo de la formación de abscesos en la encía pudiendo incluso producir una pérdida de hueso (periodontitis). Si no se atiende este problema a tiempo, el sarro llega a comprometer la raíz de los dientes, provocando su caída y un deterioro de la calidad de vida del animal.

Te invitamos a realizar el siguiente test de salud buco-dental,

Test Salud Dental

Si respondes SÍ a una o más de estas preguntas, ven a visitarnos para realizar a tu mascota un chequeo dental, puesto que puede estar sufriendo una enfermedad periodontal:

No

·     Mal aliento
·     Cambio de color de los dientes (amarillentos)
·     Dificultad para masticar
·     Sangrado de las encías
·     Pérdida de dientes
·     Pus entre las encías y los dientes
·     La mascota no quiere beber agua fría o jugar con juguetes

 

Fuente: Assis VBA